Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Underground Football | mircoles 26 de abril del 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Racing, en busca de otro Eusebio

Racing, en busca de otro Eusebio
Manuel Simon

Los mozambiqueños tienen pocos recuerdos agradables sobre quienes en algún momento tuvieron el control de su territorio. El reparto de África entre los imperialistas forzó una situación social tensa, consecuencia de un mando que se negó a negociar y se entrometió en geografías totalmente desconocidas. El impacto a corto plazo, según los expertos, fue fructífero, trayendo orden, trabajo y bienestar a una gran parte de la población. Pero los años pasaron, y también lo hicieron los colonizadores. Actualmente, el continente se encuentra hundido en la pobreza, sucumbiendo ante deudas externas que lo sofocan y mostrándose muy permeable a la inseguridad. No cabe duda de que todos, sin contar algunas excepciones como Sudáfrica y Marruecos, corrieron la misma suerte. La pobreza en África no se asemeja con la de ningún otro lugar en el mundo, pero tampoco lo hace su pasión por el fútbol. Gambia, Costa de Marfil, Camerún o Botswana viven exactamente lo mismo. La pasión va más allá de que tan buenas sean las selecciones y de cuántos futbolistas consagrados hayan fabricado a través de los años. Las naciones del primer mundo sembraron odio y resignación, pero también les hicieron conocer el fútbol, y aquellos que lo practican actualmente conforman el diamante en bruto más codiciado desde Marrakech a Ciudad del Cabo.

Racing Club de Avellaneda, una organización de renombre y de una enorme trascendencia en la República Argentina, vio a Mozambique como una oportunidad única e inigualable. Las fundaciones de Samuel Eto’o y Didier Drogba y las sucursales de clubes europeos coparon la zona noroeste de la África subsahariana, pero no incursionaron en los países ocupados por ingleses y portugueses. A pesar de que haya proyectos como Sports is Life, las iniciativas constituyen cuestión de debate, y ninguna, hasta el momento, ha mostrado ser tan eficaz como la de Racing, la cual lleva apenas unos meses trabajando.

El Padre Juan Gabriel Arias, fanático de Racing y destinado en Maputo, creo un filial de Racinz en Mozambique

El Padre Juan Gabriel Arias es un sacerdote único. Fanático de Racing, presidió la Comisión de tareas solidarias de la institución, lleva el escudo tatuado en su brazo izquierdo, asiste a la tribuna popular cada vez que puede y bendijo el estadio previo al campeonato del 2014. Cuando cambió Buenos Aires por Maputo, su único miedo fue mantenerse cuerdo estando privado de su única adicción: La Academia. Al llegar y ver las multitudes que movía el fútbol, pensó en grande y comenzó a darle vuelo a un sueño distintivo. La idea era sumarle una filial a la escuadra de Avellaneda, la cual ya trasladó sus valores desde el conurbano bonaerense hasta la mayoría de las provincias argentinas, además de México, Costa Rica, Ecuador y Perú. Tras contactarse con su segunda casa, le dieron el visto bueno y ahora es todo un éxito.

Más de 600 chicos desayunan diariamente en el predio, además de tener la oportunidad de practicar deporte. La ayuda desde Sudamérica es constante, desde donde se envían bidones Hippo-Roller que facilitan el transporte de agua a las comunidades locales, y haciendo campañas de recaudación para expedir material de manera continua. Acciones que hablan de la inmensidad de la institución albiceleste. El plan está basado en el crecimiento de la cantera. Y no se crean que no compiten, porque es algo de todas las semanas. Lograron aglomerar juveniles interesantes y se hicieron un lugar en la segunda división nacional. Glorioso.

Los asuntos avanzan rápidamente en el país descubierto por Vasco da Gama, y en Sudamérica ya sueñan con hacerse de su primera joya. La página web no da lugar a malentendidos, pues advierte que “el convenio incluye la posibilidad de que los futbolistas destacados se prueben en el Cilindro”. Es inevitable pensar en la aparición de otro Eusebio, aunque la producción de los clubes de Primera, en los últimos años, ha sido escasa. Poco ruido en ligas aledañas y menos aún en Europa. No obstante, el relevamiento y el control de juveniles es exiguo, por lo cual resulta difícil establecer el verdadero potencial.

Cada fin de semana, la excelsa zurda de Marcos Acuña y la potencia goleadora de Gustavo Bou calan hondo en los corazones de los pibes mozambiqueños

Haya talento o no, se encuentren muchos o pocos jugadores, lo que están haciendo el Padre Arias y Racing supera los réditos futbolísticos y económicos. Están encargándose de abrirles una puerta a los jóvenes, ocupando su tiempo libre y guiándolos por el camino del deporte. A pesar de que estén a 15.000Km de distancia tienen el fervor de cualquier fanático local. Por eso, cada fin de semana, la excelsa zurda de Marcos Acuña y la potencia goleadora de Gustavo Bou calan hondo en los corazones de los pibes mozambiqueños, que sueñan con hacer un gol y gritarlo ante la ovación de un Cilindro repleto…

Estoy sorprendido por la enorme repercusión que está teniendo esta misión. Especialmente en Racing. Gracias por el apoyo. Esto estimula para poder seguir trabajando con más ganas todavía. Hace 10 años que estoy haciendo trabajos pastorales …y solidarios en Mozambique. Siempre con la presencia de Racing. De esos años, 3 estuve viviendo allá. Seguramente, ahora que estoy en la CD, tiene más trascendencia.

En mi perfil de FB hay más fotos y algunos videos. Voy a subir también las reseñas del viaje que fui enviando desde allá, para que los que se quieran enterar de los trabajos solidarios que se hicieron puedan hacerlo.

El dinero del viaje me lo dieron amigos míos. En especial uno de Racing que me ayuda mucho en todas mis tareas.

Aprovecho a agradecer a la Filial España por las camisetas que donó, al departamento de Merchandising que consiguió las gorras, y, junto a Pablo Ruiz, hicieron las remeras especiales para esta misión.

Gracias al cariño y apoyo de toda la gente de Racing. Uno misiona con lo que es. Y Racing es parte constitutiva de mi persona.

Si Dios quiere, vamos a tener más noticias buenas desde Mozambique para Racing. Aproveché para establecer contactos institucionales interesantes.

Que Dios los bendiga y nos acompañe en este campeonato.

Carta escrita por el Padre Juan Gabriel Arias desde Mozambique y publicada por Racing.

Fuente imagen principal: Racing.

Envía su comentario

20 − cinco =