Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Underground Football | mircoles 26 de abril del 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Odriozola, necesario en la abundancia

Odriozola, necesario en la abundancia
Xabi Esnaola

Aunque no lo sepa, si Álvaro Odriozola compartiera mesa con Marx y Keynes, tendría algo de lo que conversar. Los tres han mirado a los ojos de la abundancia, la han encarado y obtenido la misma conclusión. Decían los dos economistas que la abundancia tiene que ver con la producción, no con el consumo. Y aun más, “es un estado donde el coste de producir una unidad más de cualquier producto es, a efectos prácticos, cero”. Es decir, el mismo precio que pagó la Real Sociedad por una de las apariciones más llamativas de La Liga 2016-17.

A sus 19 años, el nuevo gran invento de Zubieta apareció sin que nadie marcara su teléfono. Porque aun siendo por entonces uno de los más radiantes del Sanse, tras la lesión de Carlos Martínez en noviembre Eusebio Sacristán contaba con hasta dos alternativas que solapaban la aparición del veloz canterano: Zaldúa, a quien en los últimos meses el futuro se le ha nublado, y Aritz Elustondo, una de las noticias más positivas de la Real Sociedad del curso pasado. Y sin embargo Odriozola, igual que sucede cuando salta al campo, barrió a toda la competencia. Conquistó el puesto con menos demanda de la plantilla txuri-urdin y desde entonces no ha parado de eliminar etapas de crecimiento. Su altura ha alcanzado tal punto que ya nadie imagina un once blanquiazul sin su presencia.

”Intento durante todo el partido dar alguna asistencia, entrar por banda, dejarlo todo en el campo” (Entrevista MD)

Su debut fue el de un jugador que ha visto jugar a su equipo desde los 3 años; con la actitud necesaria para devolver a la banda derecha el colorido que, desde la baja de Carlos Martínez, había perdido. Carlos Vela, hasta entonces falto de apoyo durante un buen número de jornadas, fue el primero en beneficiarse de los desdoblamientos de Álvaro. El mejicano dejó de partir en inferioridad, y como consecuencia, la Real activaba a su mejor jugador en más ocasiones.

Sin embargo, aunque la teoría vaticinaba una inyección extra de variedad en el juego del equipo de Eusebio Sacristán, la irrupción de Odriozola ha coincido en el tiempo con un altibajo que, hasta hoy, está afectando al equipo que hasta hace no mucho practicaba el mejor fútbol del campeonato español. La herramienta (la posesión) no está igual de engrasada que antes, las bajas multiplican los problemas y el entrenador no ha encontrado la paz en el banquillo (el conjunto donostiarra es víctima también de una planificación de plantilla descompensada).

“Tengo unas condiciones físicas muy buenas. Toda la vida las he tenido. Intento aprovecharlas al máximo y jugar de la manera en la que lo estoy haciendo. […] Cuando salgo al campo no pienso en nada, solo en fútbol, en qué tengo que hacer en el campo. Estoy concentrado en eso.” (Fuente: Mundodeportivo)

Y pese a todo, pese a vivir en un contexto especialmente desfavorable para un jugador sin pasado en Primera, Odriozola está contagiado del liderazgo que el año pasado abanderó uno de sus compañeros en una situación muy similar. Como sucedió con Mikel Oyarzabal (¡pero desde el lateral derecho!), sus actuaciones individuales ya han comenzado a sumar puntos con una naturalidad fuera de lo común. Más aún, por momentos sus apariciones abarcan todo el volumen ofensivo de la actual versión del equipo de Sacristán. 

Junto con Yuri, Odriozola tiene la segunda mejor media regateadora del equipo

Tal es su autosuficiencia que el lateral donostiarra ha estrenado (y brillado con ella) la camiseta de la selección española en el peor momento de su equipo. Tras Vela y Yuri –igualado con éste-, cuenta con la tercera mejor media  –1,2 por partido- regateadora del equipo (WhoScored); no necesita recibir clases de extremo porque ya ejerció como tal en una etapa anterior. Encara, persigue en la pérdida y sus envíos (83,9% de efectividad, la novena mejor del conjunto guipuzcoano) están en camino de mejora, como el resto de carencias que faltan por pulir su fútbol.  Algo que tarde o temprano, fruto de su insistencia en cada acción, sucederá.

Fuente imagen principal: Agencias.

Envía su comentario

4 + Once =