Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Underground Football | mircoles 26 de abril del 2017

Scroll to top

Top

One Comment

Pablo Gállego: “Grecia dará más de una sorpresa en los próximos años. Tienen mucho futuro”.

Pablo Gállego: “Grecia dará más de una sorpresa en los próximos años. Tienen mucho futuro”.
Manuel Simon

De la CD Lealtad a la Super League griega sin escala previa. La historia de Pablo Gállego es una anomalía dentro del fútbol mundial, y un ejemplo para todo aquel que juegue en las categorías menores españolas. Un día batallas en los irregulares campos del Zamudio y al otro intentas ganarle a estrellas internacionales como Marko Marin, Oscar Carozo o Alejandro Chori Domínguez. Así de rápido cambió su vida. Lo importante es que la humildad continúa acompañándolo. Desde su apartamento en Larissa, el jóven de 23 años charla con Underground Football acerca de su inolvidable año, lo que viene y muchísimo más.

Bueno, Pablo, para iniciar la entrevista quería consultarte sobre la fuerza y voluntad que has tenido para sobrepasar momentos adversos. Ya vamos a estar profundizando en los aspectos futbolísticos, pero es inevitable hablar sobre tus inicios. ¿En qué te apoyaste para poder continuar en el fútbol y no abandonarlo? Haber llegado a donde estás no debe haber sido fácil… ¿Algún técnico al cual agradecer? ¿Familiares? ¿Amigos? ¿Cuál fue tu sostén?

Muy buenas. La verdad que siempre he compaginado el fútbol con mi formación académica, estoy a un paso de acabar mi carrera como maestro de primaria y me siento muy orgulloso de haber podido compatibilizar ambos aspectos. La verdad es que el amor por el fútbol me lo inculcó sobre todo mi tío en el pueblo, Biescas, donde pasábamos horas y horas jugando a fútbol con mis primos y hermano. Allí comenzó todo. Después, siempre he tenido a mis padres, mi familia y mis amigos que me han apoyado en cada paso. Recuerdo con cariño a Pepe en el Siglo XXI, a Mariano, Fran, Ausaberri en el Peñas Oscenses, sobre todo porque son los que me hicieron amar este deporte desde edades tempranas. Ya en el fútbol senior recuerdo a Jesús Puente y Robert García, aunque de todos he aprendido mucho y estoy muy agradecido.

No es sencillo triunfar en el ascenso español. Pasaste por varios clubes, como Almudévar, donde debutaste, Cacereño, Sariñena y CD Lealtad, que finalizó siendo tu salto a la élite de Europa. ¿Cómo es atravesar los primeros años en las categorías bajas? ¿Se sufre más de lo que se aprende o viceversa?

En España el nivel es muy alto, sea la categoría que sea. Las que no son de élite también son muy profesionales y se nos explota mucho. Son categorías en las que uno tiene que exigirse mucho y estar siempre alerta si quieres progresar, y eso repercutió muchísimo en mi actitud como futbolista.

En España tenemos un nivel muy alto. Sea la categoría que sea”

Uno, cuando repasa tu carrera, se topa con un dato que destaca sobre el resto. Diste un salto vanguardista para futbolistas de ligas menores. Huesca (2013-2014), un equipo importante que hoy día juega en la Segunda División, estaba en Segunda B y debutaste con ellos. ¿Cuando llegó el llamado del Larisa, de la Super League griega, te sorprendiste? ¿Te imaginabas un año atrás estar aquí?

Sí, estoy muy contento de haber podido debutar en la S.D. Huesca, y también por el momento que atraviesan, sobre todo por la ciudad. En el fútbol nunca se sabe, no lo imaginaba para ser sincero. De todas formas, estoy feliz de cómo se dieron las cosas y solo quiero seguir progresando y disfrutando al máximo, que es de lo que esto trata.

Tienes apenas 23 años y, de la manera que están saliendo las cosas, porque no soñar con, en algún momento, volver a España, pero para jugar en las ‘mayores’. Hablando de eso, ¿Sentiste que la diferencia, en nivel, es mucha entre la Superliga y la Segunda División B? Hace un tiempo me contaste que el juego era muy físico y rápido. ¿Te ayudó a marcar la diferencia?

Ahora mismo no pienso en volver a España, estoy viviendo esta experiencia que me sirve para crecer y madurar personal y futbolísticamente. Por supuesto que algún día me gustaría volver a España, pero ahora no pienso en eso. La Super League griega es muy física; de mucho ida y vuelta. A mi, particularmente, me gusta bastante este estilo y siempre que me toca jugar disfruto con partidos así.

Grecia, en estos momentos, atraviesa una etapa delicada. La llegada de los refugiados, el incesante esfuerzo de reflotar la economía y los regulares conflictos sociales condicionan la calidad de vida de sus habitantes. No vamos a hablar de política, pero ya que estas allí, te pregunto: ¿Cómo es vivir en Grecia? Larisa, al ser una ciudad pequeña y norteña, ¿está distante a tales conflictos?

La verdad es que la vida en Grecia es muy buena, muy tranquila y cómoda. En el día a día no percibes que estén atravesando un momento tan delicado. Larisa es una ciudad en la que hay muy buena calidad de vida y mucho ambiente por las calles. Me encanta. Estoy muy a gusto. Además, la gente en general es muy abierta y simpática.

Un poco de su juego. Vertiginoso, frontal y letal en el pie a pie con los defensores. Pablo demuestra su calidad cada fin de semana en Larissa. 

Adentrémonos un poco en tu presente. Tuviste un debut soñado frente al Veria Fc, donde convertiste tu primer gol, y encima saliendo desde el banquillo. Después, Tziolis confió en ti, poniéndote de arranque en dos ocasiones. El crecimiento no frena. ¿Que has aprendido en Grecia? ¿Como se encuentra el equipo?

Sí, desde luego que fue un debut soñado. Además ante nuestro público. Agradezco a Tziolis que nada más llegar me diera la oportunidad de jugar. En Grecia, y sobre todo en esta plantilla tan larga de 30 jugadores, he aprendido mucho acerca de la importancia de entrenar lo mejor posible para beneficio propio y a estar preparado en cualquiera momento, porque puedes pasar de no jugar a hacerlo los 90 minutos y viceversa.

Hablabas recién de que en la plantilla hay 30 jugadores, entre ellos varios hispanohablantes y, dos de ellos, españoles (Alejandro Chacopino y Ximo Navarro). Nicolás Varela, uruguayo de trayectoria, también integra el plantel. ¿Qué me puedes decir del equipo? ¿Qué características de tu juego aportan un ‘plus’? ¿Algún colega que sobresalga?

Sí, nos apoyamos mucho todos los hispanohablantes. También tenemos a Diego Reyes que es un jugador internacional por Honduras. Ximo Navarro debutó con el primer equipo del Valencia y jugó una temporada en el Elche (Segunda División), y ha hecho una gran trayectoria aquí en Grecia, incluso marcando en Europa. Varela ya llevaba aquí un año y nos ha acogido muy bien. Chaco, en cambio, llegó poco después de que yo lo hiciera. Entre todos estamos siempre apoyándonos, dándonos consejos. Somos una pequeña familia. La plantilla es muy amplia, y creo que yo aporto frescura y velocidad en banda, además de mucho trabajo. Me gusta dar todo lo que tengo y aportar energía al equipo. Tenemos jugadores que son internacionales y otros grandes que lo han sido. No destacaría a ninguno por encima de otro porque sería injusto, aunque tenemos un joven jugador llamado James Efmorphidis. Es greco-holandés. Creo que saldrá a escena dentro de poco. Mucho futuro.

“Aporto frescura y velocidad en banda, además de mucho trabajo. Me gusta dar todo lo que tengo y aportar energía al equipo”

Estuviste presente frente al Olympiacos, un gigante de Grecia con trascendencia internacional. Su superioridad en el torneo local es innegable. ¿Llega un momento en el cual no se puede competir con ellos? ¿Su nivel es tan superior?

El Olympiacos es un equipazo, tiene jugadores de la talla de Botía, Cambiasso, De la Bella, Cissokho, Chori Domínguez, Marko Marin, Cardozo.. Son jugadores de talla mundial. Están un punto por encima, pero en esta liga todo puede suceder. Aunque cualquier equipo lo tiene difícil a la hora de querer igualar la calidad de sus futbolistas.

Para finalizar, ¿Piensas que los griegos, en cuanto a estructura futbolística, están para pelear algo importante en algunos años? Juveniles, al parecer, no faltan. Talento tienen.

En general, en Grecia tienen una mentalidad muy competitiva, así como cada vez mayor nivel técnico y táctico. Sin duda, estoy seguro de que en los próximos años Grecia dará más de una sorpresa, ya que creo que tienen un futuro muy prometedor que está llegando y que aportará muchísimo. Futbolísticamente, es un país en pleno crecimiento. Se vive como en cualquier otra potencia. Lo demostraron en 2004, pasión por el juego no les falta. 

Fuente imagen principal: Facebook Pablo Gallego.

Comments

  1. Este chico llegará dónde él quiera y le dejen. En Cáceres le tuvimos dos temporadas y daba gusto verle regatear y lanzar diagonales. No me sorprendería que creciera dentro de la liga griega yéndose a algún equipo más potente y de ahí -quizás y ojalá- volver a España a un equipo de Segunda o Primera.

    Además tengo el gusto de haberle tratado tanto a él como a su madre y se merece todo lo bueno que le pase.

    @torres13aac

Envía su comentario

9 + quince =